Una ciudad feminista y verdaderamente laica

Agurtza Zubero, integrante de la plataforma política de mujeres Plazandreok

Aunque el laicismo no sea una lucha específica del feminismo, las feministas tenemos nuestro propio discurso en este ámbito, ya que el feminismo y los derechos de las mujeres son constantemente atacados por las élites de las confesiones religiosas patriarcales. Todas las religiones, especialmente las monoteístas, tienen un afán obsesivo por controlar la vida, los cuerpos y la sexualidad de las mujeres, restringiendo la sexualidad a la procreación, condenando el aborto, el divorcio y negando la diversidad sexual o cualquier conducta al margen del matrimonio heterosexual. Prueba de ello son las distintas opiniones públicas que expresa la iglesia ante cualquier tema de calado social que afecta o atenta contra los derechos y la vida de las mujeres.

También somos conscientes de los privilegios que goza la iglesia católica a raíz de los acuerdos firmados entre el estado y el Vaticano en 1979, que repercuten de manera significativa en la educación. Entre los privilegios aceptados y que denunciamos se halla el que se le concede a la asignatura y al profesorado de religión, así como las subvenciones que otorga el departamento de Educación del Gobierno vasco para la formación de este profesorado.

Estas razones, mas la influencia de las divertidas campañas a favor de una escuela laica lideradas por la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, nos empujaron a organizar en estos tres últimos años unas jornadas sobre feminismo, laicidad y ciudadanía. También hemos editado una revista, que ha sido el motivo para que la derecha más recalcitrante nos acuse de profanas y sacrílegas.

En nuestro programa electoral abogamos por una ciudad laica, donde las instituciones se desvinculen de la religión dominante. Así, proponemos la creación de oficinas de información, gestión y tramitación ágil de los derechos de la ciudadanía (apostasía, testamento vital, etc). Demandamos también la adecuación y creación de salas para celebrar funerales civiles, la retirada de símbolos e imágenes religiosas de los edificios públicos y de nuestras calles, la supresión de subvenciones y privilegios a la iglesia por parte de las administraciones y la no comparecencia de representantes municipales y forales en actos religiosos.

También hacemos nuestras las medidas que propone la asociación Europa Laica para crear conciencia de laicidad en la sociedad, tales como que se prohíba a toda persona que ocupe un cargo público participar en actos de naturaleza religiosa o que se impida a las distintas administraciones destinar suelo a infraestructuras de cualquier confesión. Apoyamos que se prohíban los ritos y celebraciones religiosas por parte de las administraciones locales y no estén presentes en los centros sanitarios, educativos y residenciales que dependan de las administraciones clérigos, capillas, etc. Abogamos así mismo por acabar con cualquier referencia religiosa en los calendarios, callejeros o centros públicos, incorporando nuevas festividades o denominaciones civiles más neutras.

Dada la importancia de la educación, proponemos implantar un nuevo comisariado, encargado de velar por la laicidad de las enseñanzas impartidas en los centros públicos y en los centros privados subvencionados con fondos públicos, con el objetivo de evitar cualquier injerencia de convicciones religiosas en los objetivos educativos. También propugnamos avanzar hacia la supresión de la asignatura de religión en la enseñanza pública y concertada y, a muy corto plazo, a que esta enseñanza quede fuera del horario escolar.

Desde Plazandreok apoyamos la denuncia de Europa Laica sobre la financiación de la iglesia a través de la declaración de la renta, ya que el montante asignado se resta del fondo común de todas las personas, es decir, se detrae del conjunto de lo declarado anualmente consiguiendo que todas las personas paguemos aún sin desearlo. Además, al no poder concretar a qué organización social queremos destinar el importe que aportamos al marcar la casilla de fines sociales, una gran parte de la asignación va a entidades de la propia iglesia católica.

En la línea de lo que plantea Europa Laica, nos parece especialmente criticable que a la iglesia católica oficial no le afecte la crisis, ya que vive en un paraíso fiscal, libre de impuestos y acon la mayoría de sus bienes y cuentas totalmente opacos. Es propietaria de un gran patrimonio inmobiliario y mobiliario; obras de arte, suntuosos trajes y joyas; posee participaciones financieras, empresas mediáticas y de comunicación social y es partícipe en multitud de grupos empresariales de diversos ámbitos. Además, recibe donaciones de sus fieles y, en ocasiones, se apropia de forma ilegal de patrimonio; registrando a su nombre inmuebles como templos, cementerios o casas sacerdotales que carecen de títulos de propiedad. Cuenta también con las aportaciones directas y la valoración por exención de impuestos, por lo que se calcula que el Estado español entrega a la iglesia católica más de diez mil millones de euros al año.

Desde Plazandreok subrayamos que el feminismo es imprescindible para avanzar hacia la igualdad real entre mujeres y hombres. Abogamos por una sociedad más igualitaria y, en consiguiente, más justa y sostenible. En ese camino, el laicismo, la reivindicación de que las instituciones respeten la diversidad de las personas y se desvinculen de la religión dominante, resulta fundamental.

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: